Tips para ser un buen conductor de rutas

Con el buen tiempo las ganas de agarrar el auto y escaparse un fin de semana a a costa o agún otro destino se vuelve moneda corriente. Siendo así, Subí un Cambio te da una serie de consejos para poder coronar un buen viaje.

Manejar en la ruta o en la ciudad son situaciones extremas diametralmente opuestas. Si bien coinciden en varios puntos, las velocidades y los caminos difieren notablemente. También el caudal de vehículos, la iluminación y el piso.

En ese sentido, el tablero es algo que nos mantiene alertas. Cualquier mínimo detalle queda reflejado delante de los ojos con algún color llamativo: el uso de la reserva de combustible, falta de agua o aceite. En estas "pequeñas" cosas radica la vital importance de circular con las bajas, aún si el viaje se realiza de día. No es simplemente un tema de evitar multas.

Cómo pasar a otro auto

Si bien camino a la Costa Atlántica o Rosario, destinos elegidos por excelencia en estas épocas del año, las vías presentan dos carriles en ambas manos, ir a Mendoza, San Luis o el sur (siempre tomando como punto de partida la Capital Federal) se vuelve un poco más riesgoso, con vehículos circulando a grandes velocidades entre los que también hay transporte de carga, pasándose con demasiada cercanía y corriendo contínuamente riesgos de accidentes trágicos. Así lo revelan los informes de Cesvi Argentina.

Para poder hacer las cosas bien es menestar fijarse si al momento de realizar el cruce no hay vías, salidas a caminos alternativos, curvas o lomas, y sobre todo si disponemos de la distancia suficiente y si no hay ningún otro conductor realizando la misma maniobra en ese momento.

Debemos colocar la luz de giro hacia la izquierda para notificar a los demás de nuestros planes, y mantenerla hasta que hemos pasado la mitad del otro auto; en ese momento debemos encender la opuesa. Siempre acelerando un poco para que el adelantamiento sea veloz, pero nunca yendo más rápido de lo permitido.

Ojo con la banquina

Una distracción, evitar un obstáculo o perder el control del vehículo, puede hacer que cualquier conductor termine en la banquina imprevistamente. Si esto ocurre, debemos circular por la misma sin pisar (al menos exageradamente) el pedal de frenos, de forma tal que la velocidad descienda y lleguemos a un lugar seguro (que no existan groseras diferencias de altura entre la banquina y la calzada) para luego retomar la circulación por la ruta.

Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.

RANKING